9.10.11

La relación entre enfermedades de las encías y el embarazo


La mujer, por razones hormonales, tiene periodos más susceptibles a la inflamación y a las enfermedades periodontales: pubertad, toma de anticonceptivos hormonales, embarazo y menopausia.


Existen dos grandes grupos de enfermedades periodontales. Cuando afecta únicamente la encía, causando un proceso inflamatorio reversible, se denomina gingivitis. Si la gingivitis se mantiene mucho tiempo y además se dan otros factores (genéticos, ambientales, locales…), se inicia la periodontitis, en la que, además de la inflamación de la encía ya mencionada, se produce una destrucción más profunda que afecta a los otros tejidos del periodonto, es decir, el hueso alveolar, el cemento del diente y el ligamento periodontal.



La inflamación de las encías durante el embarazo se conoce como gingivitis gravídica. La prevalencia de la gingivitis gravídica varía entre el 36% y el 100% según los estudios; sin embargo, desciende al 0,03% en embarazos que se inician con la encía sana. Por este motivo es recomendable la evaluación de la situación de las encías y su tratamiento, si procede, antes del embarazo. La gingivitis de la embarazada está propiciada por las alteraciones en los niveles hormonales que afectan a los vasos sanguíneos de las encías, al funcionamiento de las células del periodonto, a las bacterias de la placa y al sistema inmune local. Si no se realiza la prevención adecuada y se produce gingivitis del embarazo, se puede producir inflamación gingival durante todo el embarazo, con un marcado incremento en los dientes anteriores y en localizaciones interproximales. Tres meses tras el parto la encía suele volver a la situación inicial. Durante el embarazo también se ha descrito la aparición del granuloma gravídico, conocido como tumor del embarazo.
Es una reacción inflamatoria proliferativa fibrovascular exagerada con relación a un estímulo ordinario localizada fundamentalmente en la encía. Se describe como una masa localizada roja o roja-amoratada, nodular o ulcerada, que sangra fácilmente y que aparece frecuentemente en mujeres (0,5-5%) en torno al segundo trimestre de embarazo y crece a lo largo del mismo, alcanzando un tamaño que no suele superar los 2 cm. Si la mujer embarazada tiene gingivitis o periodontitis, presenta mayor riesgo de tener un parto prematuro o un bebé de bajo peso al nacer.

Recomendaciones
Una adecuada técnica de higiene oral (cepillo dental, cepillos interproximales y/o seda dental) es fundamental no solo para reducir los niveles de inflamación a nivel gingival, sino para prevenir la aparición de posibles efectos adversos del embarazo (parto prematuro o bajo peso en el nacimiento).
Por otro lado, la visita al periodoncista durante el embarazo permite prevenir, así como identificar y tratar, los signos y síntomas de la gingivitis gravídica en el caso de que fuera necesario.


Con la colaboración de:
www.sepa.es

www.cuidatusencias.es


leido  aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario